El concepto de esta mansión está inspirado en el gran arquitecto mexicano Luis Barragán y el arquitecto californiano Ricardo Legorreta. Orientada al sur con espléndidas vistas al mar y rodeada por el famoso campo de 18 hoyos de La Reserva. La parte más dramática de esta mansión es el gran estar exterior con techo de vidrio y persianas eléctricas de celosía que juegan con la calidad cambiante de la luz / sombra del techo y la parte delantera separa el jardín sin quitarle la vista al mar. Al entrar en la planta baja hay una larga galería que conecta el ala este con su maravilloso salón y estudio, con el comedor del ala oeste. La planta superior consta de las 5 suites dobles, cada una diseñada adecuadamente. Otras características son: dependencias del servicio, garaje para 5 coches, sala de cine, bodega, jacuzzi, sauna Klafs, calefacción por suelo radiante, aire acondicionado, ascensor.